Kristalina Georgieva*
Una crisis mundial como ninguna otra necesita una respuesta mundial como ninguna otra