La corrupción corroe al mundo
 
El éxito en el combate a la corrupción no se mide tanto por el número de cabezas cortadas, cuanto por la inteligencia de los sistemas creados para impedirla. De lo contrario, la hidra seguirá viva.