¡Pobres polis!
En las playas de Inglaterra, tras levantar la cuarentena, la gente se desbordó mientras oficiales de seguridad comunitaria patrullan la playa para garantizar que se cumplan las medidas de distanciamiento físico y que los visitantes no beban alcohol.