Planes de inversión de AMLO positivos si mantiene disciplina fiscal: OCDE

COMUNICA.- Los planes de inversión del próximo gobierno impulsarán la inversión en México que ha sido “persistentemente baja” en los últimos años por los compromisos de consolidación fiscal y la incertidumbre sobre los acuerdos comerciales, pero ese programa debe aplicarse sin descuidar la disciplina fiscal, sobre todo para que la deuda siga a la baja como proporción del producto interno bruto (PIB), advirtió la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

“Los planes anunciados para aumentar la inversión en infraestructura y fortalecer los programas sociales constituyen actuaciones positivas, siempre que puedan aplicarse manteniendo al mismo la disciplina fiscal”, puntualizó el organismo multilateral al que pertenece México desde 1994.

Debe haber, abundó, una mejora en la calidad del gasto público mediante la consolidación de programas sociales y la reducción de la fragmentación de los sistemas de salud.

Incluso no descartó que las amplias necesidades sociales exijan una mejora en la orientación del gasto, así como “un incremento de la escasa recaudación de impuestos, reduciendo la evasión fiscal, suprimiendo exenciones y aumentando el uso de impuestos medioambientales y a la propiedad” para aumentar el capital y los recursos para gastos sociales, así como un aumento de la base de contribuyente y un cambio en la combinación de impuestos que podría reducir la economía informal.

Crecimiento de 2.75% en 2020, pero riesgos en inflación y exportaciones

Según las previsiones de la OCDE, el crecimiento económico de México “repuntará en dos años” porque han disminuido los riesgos internos y externos. En 2020 el PIB aumentará 2.75 por ciento, gracias a que el consumo interno crecerá por el bajo nivel de desempleo, las remesas y la recuperación de los salarios, así como por la confianza generada al concretarse el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) que permitirá seguir con planes de inversión aplazados.

No obstante, el organismo también señaló que se reducirán las exportaciones por la desaceleración económica prevista para Estados Unidos en 2020, el riesgo de que se incrementen las tensiones comerciales en el mundo, un endurecimiento de las condiciones financieras mundiales que podrían derivar en salida de capitales o depreciación de la moneda.

También señaló que “los riesgos de inflación son considerables debido a los precios de la energía y a las nuevas presiones provenientes de la depreciación del peso”, además de que el nivel de informalidad laboral que prevalece en el país contribuye a la baja productividad y la desigualdad social. Si bien consideró que la política monetaria se moderará poco a poco, también dijo que el Banco de México podría subir las tasas de interés si se materializan los riesgos mencionados.

De cualquier manera, la OCDE insistió que los planes de inversión también promoverán la productividad y la formalización del empleo, pero alertó que resulta “crucial acelerar la implementación de las reformas en todo el país en las áreas políticas más importantes, como la reforma judicial” para que “el entorno empresarial mejore”.

DLCS