"Tierra de la Reina Isabel", así bautiza Gran Bretaña a una parte de la Antártida

 
Reina Isabel II

Londres, Diciembre 18 de 2012 (COMUNICA). El Gobierno británico decidió bautizar "Tierra de la Reina Isabel" a un territorio de la Antártida completamente superpuesto.

A través de su ministro de Relaciones Exteriores, William Hague, Gran Bretaña comunicó su decisión sobre este territorio, que todavía no tenía nombre, para homenajear los 60 años de la asunción de Isabel II al trono.

"Como señal de agradecimiento para la Reina por su servicio, bautizamos en su honor una parte del Territorio Antártico Británico, Tierra de la Reina Isabel. Es un homenaje a la Reina, que pone en evidencia la gratitud de este país por sus servicios", señaló Hague, quien ofició de anfitrión de una reunión en el Foreign Office, de la que participó por primera vez la soberana.

El nuevo nombre de "Tierra de la Reina Isabel" figurará en todos los mapas británicos y otros países podrían seguir su ejemplo, anunció el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Recientemente bautizada "Tierra de la Reina Isabel", la porción de la Antártida de 437 mil km cuadrados tiene casi el doble del tamaño de Gran Bretaña y está habitada casi exclusivamente por pingüinos, focas y varias especies de aves.

La presencia británica se mantiene a través de tres estaciones de investigación operadas por el Estudio Antártico Británico.

"El poder identificar el compromiso del Reino Unido para con la Antártida mediante una asociación permanente a Su Majestad constituye un gran honor", dijo el ministro de Relaciones Exteriores, William Hague, en un comunicado.


En 1908 Gran Bretaña se convirtió en el primer país en reclamar territorio antártico y desde entonces, Nueva Zelanda, Francia, Noruega, Australia, Chile y Argentina han presentado reclamos oficiales si bien la mayoría de los países no lo reconocen.

Hague hizo el anuncio en momentos en que la reina recorría la Oficina de Exteriores de Londres en el último compromiso oficial de su Jubileo de Diamantes, un año marcado por festividades en la vía pública en toda la nación, una espectacular flota en el Río Támesis y un concierto de repleto de estrellas frente al Palacio de Buckingham.

DMNTE